El Camino Hacia Ser

"Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia"
Honoré de Balzac

lunes, 22 de agosto de 2016

Asumir mi papel

Sentir tanto que crees que vas a estallar... ese momento en el que el mundo se para porque no hay otro lugar, no otra persona en el universo con quien quieras compartir ese instante. Esa maravillosa sensación de plenitud, que pese a que pueda durar como un suspiro, puede valer para una vida entera. Eso es simple y llanamente lo que yo siento con mi Amo. Imagino que lo mismo que sentirá el resto, pero claro, yo hablo por mí.

Mi devoción es absoluta, mi mundo gira en torno a Él y todo lo que hago desde que me levanto, no ya hasta que me acuesto, sino que hasta que me duermo, gira en torno a Él. Me he dado cuenta de que no hay más muestra de entrega que asumir que no es una calle de doble sentido. Pero lo asumo, y lo hago porque es tanto lo que me da, que no puedo,o mejor dicho, no debo pensar en lo que no tengo. 

Tener todo es imposible, el mundo está hecho para tener que elegir, y yo mi elección la tengo muy clara, la brevedad del tiempo, se compensa con el significado que tiene, con lo que supone, con lo que aporta. El camino es muy largo, muy duro... aprender no es fácil, pero es lo que elegí, o lo que me eligió a mí, no lo sé, pero es por dónde quiero seguir. Sólo necesito saber que sigo siendo suya... que a mi Amo sigue interesándole su humilde esclava. Eso es lo único importante para que pueda mover el mundo, para que sea capaz de transformar la realidad, para que pueda volar, si es necesario.

El miedo es mal consejero y hace que los fantasmas de la inseguridad, de los complejos... aparezcan para minar nuestra seguridad. Soy fuerte, muy fuerte, lo sé, lo compruebo día a día, pero mi fuerza
viene de dónde viene, y mi criptonita particular no es otra que llegue el momento de que la indiferencia sea lo único que mi Amo sienta por mí. Pensar en ello me destroza, y me hace gritar desde dentro, de desesperación.

Estos pensamientos no dejan de ser una reflexión que se escapa de mi interior para no matarme por dentro... no supone ningún reproche, eso jamás, porque a quien me ha dado una vida, sólo puedo agradecerle. No supone nada más que reconocer mi entrega absoluta. Sólo puedo seguir siendo, estando y sobre todo haciendo. Ese es el hilo que nos une, la acción y a ella me agarro como un clavo ardiendo. Si sólo pensar en su ausencia hace que me duela el alma... no puedo pensar lo que puede ser
que no esté.

Mi Amo siempre me dice, "haz y mientras hagas, yo estaré", como mi confianza en él es absoluta, la solución es sencilla, hacer. Leo relatos de Am@s y sumis@s o esclav@s que nada tienen que ver
conmigo, con lo que yo estoy viviendo o en cómo lo estoy viviendo. Al final está claro que cada realidad es única, diferente, y propia. Por eso no vale leer, no vale otra cosa que no sea vivir, vivir cada situación en primera persona. Sólo a través de las carnes propias se puede llegar al conocimiento de lo que somos, de lo que sentimos y de lo que queremos.Yo mi elección la tengo clara. Shakti existe porque es la esclava de su Amo, y así seguirá siendo mientras su Amo lo desee, consciente de que Él sí es mi Luz... yo si acaso una pequeña luciérnaga..

Siempre tuya, Shakti.